LAS CAMPANAS BIEN DISEÑADAS Y OPERADAS REDUCEN EL MANTENIMIENTO
La campana Yankee afecta de manera muy importante el secado del papel tissue, papel higiénico, y papeles especiales. El estado físico de sus componentes tiene un impacto decisivo.
Una de las principales causas de la falla del equipo es un diseño inadecuado o antiguo. Un buen diseño moderno disminuye notablemente las necesidades de mantenimiento.
With respect to Yankee hoods, a great deal of future maintenance can be reduced by:
  • Haciendo que el sistema de secado sea más fácil de entender y capacitando al personal de operaciones para usarlo en forma adecuada.
  • Incorporando características de diseño que requieren poco o ningún mantenimiento.
  • Diseñando el sistema para la máxima accesibilidad.
Asimismo, la operación diaria de la campana Yankee afecta de manera determinante el grado de mantenimiento de rutina requerido y la vida útil esperada del sistema.
Nuestro objetivo aquí es proponer un sistema de campana Yankee cuyas necesidades de mantenimiento sean mínimas. El sistema consta de tres componentes principales: la campana Yankee, la red de ductos, y el sistema de control de proceso.

LA CAMPANA YANKEE

La figura 1 muestra la disposición general de una mitad de la campana Yankee. El aire es alimentado a través de un ducto, y pasa por una serie de ductos que lo alimentan a una cámara (plenum) con boquillas que lo dirigen sobre el papel. Todos los componentes de este sistema de suministro interno de la campana deben tener puertas de acceso de apertura rápida para permitir la inspección de rutina durante los paros de mantenimiento rutinario.

La parte externa de la campana tiene paneles unidos mediante lengüetas y ranuras ( figura 2 ), con puertas de acceso para facilitar el servicio dentro del plenum de extracción de la campana. Todas las operaciones con papel tissue experimentan algún grado de acumulación de polvo. Si se hacen funcionar las campanas a menos de 500°F por un periodo de tiempo prolongado, estas fibras no se incineran dentro de la campana. En cambio, pueden tapar las boquillas de salida, lo que provoca una pérdida gradual de eficiencia. Por lo tanto, las campanas deben ser limpiadas periódicamente con aspiración o soplado durante los paros programados, después de una inspección visual esmerada. La acumulación de polvo es particularmente frecuente en los sistemas calentados por vapor. Los sistemas con combustión de gas no tienen tanta tendencia a tener problemas con el polvo, ya que en general son operados a temperaturas por encima de 650°F, lo cual incinera la fibra en los ductos de suministro y retorno.

Es necesario hacer inspecciones físicas anuales de la campana para asegurar que el aire de suministro no haga cortocircuito hacia la cámara de extracción y boquillas, o por fisuras en los ductos de alimentación.
La parte inferior ( 25% ) del lado húmedo debe estar fabricada completamente en acero inoxidable, porque esta porción debe resistir ambientes húmedos.
Por último, una placa anti-derrapante arriba de cada campana impide que se dañen los sellos del panel superior. Los daños de éste tipo pueden dejar espacios entre las juntas del panel, lo cual permite que el aire de la cámara de extracción haga cortocircuito.
El empleo de compuertas perfiladoras solía ser una herramienta importante para mejorar la calidad y la uniformidad del papel en la dirección transversal.
Cuando se cuenta con un sistema a control remoto, durante los mantenimientos se debe verificar que todos los posicionadores y operadores del perfilado de la campana funcionan correctamente.

Hoy en día otras herramientas de perfilado, como las regaderas de vapor, son mucho más eficientes. Dado que el perfil con aire de alta velocidad reduce la capacidad de secado, el uso de la campana para controlar el perfil debe restringirse, y las compuertas de perfil deben reajustarse para maximizar la eficiencia de secado de la campana.


Los sistemas de actuadores se usan principalmente para retraer las campanas durante las roturas de hojas.
Los actuadores son tipo tornillo, impulsados por motores de aire a través de cajas reductoras de engranes, que a su vez impulsan tirantes conectados a las campanas. El siguiente mantenimiento de rutina deber realizarse una vez por mes en los mecanismos de retracción:
    1. Lubricar la caja de engranes del actuador con grasa para presión extrema ( EP N° 1 )
    2. Revisar las roscas y la guía del actuador y asegurar que las partes móviles estén lubricadas en todo momento.
    3. Conservar la carcasa protectora sobre el tornillo del actuador. Limpiar el polvo de los motores de aire, ruedas y rampas de las ruedas.
    4. Lubricar los cojinetes del motor de aire.
    5. Revisar el regulador del motor de aire, el filtro y lubricante.
    6. Revisar y lubricar los cojinetes del eje transversal.